Translate

sábado, 25 de febrero de 2017

Tercer año de Catafición

En estos días el blog ha cumplido ya tres años.

He estado revisando las entradas conmemorativas de los dos años anteriores, y con satisfacción he podido comprobar que sigue disfrutando de buena salud e interesando cada vez a más personas. Nada más motivador para continuar que los siguientes datos:

1- Visitas: El primer año lo concluimos con unas 4.500 visitas al acercarnos al aniversario, con unas 10.000 visitas totales desde la creación del blog.  De allí pasamos a unas 4.500 vivitas al mes según llegaba el segundo aniversario, superando las visitas totales las 50.000. De allí hemos pasado a un promedio de casi 10.000 visitas mensuales, a punto de llegar a las 150.000 en total. Este último dato me parece realmente impresionante y, sobre todo, inesperado, si tomamos en cuenta que

Lo más notable es que, de un 20% de visitas en el extranjero de promedio sobre el total de las visitas, estas han crecido hasta alcanzar el nivel del 50% en los últimos meses. El blog se sigue 'internacionalizando'. A destacar sobre todo el crecimiento de las visitas desde EEUU, que algunos días incluso superan las visitas desde el propio territorio nacional.

2- Redes Sociales: En twitter, @cataficion sigue incorporando más amigos, habiendo sobrepasado los 800 seguidores, nuevamente contando entre ellos destacadas bodegas y personajes del mundo vitivinícola y de la gastronomía. En Facebook el aumento ha sido mínimo, siendo el despliegue del blog en este medio una de las tareas pendientes para un despliegue todavía más masivo del blog.

3- Entradas: Quizá sea en esto en lo que el blog ha visto un pequeño frenazo en 2.016, bajando hasta las 38 entradas desde las 50 y tantas de los dos primeros años, evidentemente por culpa de este blogger. Se hace difícil mantener el ritmo de una entrada a la semana, pero ese es el objetivo desde el principio, y seguiré trabajando para poder mantener esta frecuencia, ya que creo que es la adecuada.

Como siempre, quiero dar las gracias a todos los que en algún momento os pasais a echar un vistazo a alguna de las entradas, y muy especialmente a los que dejais algún comentario en alguna entrada. Un agradecimiento especial a los amigos que siempre están pendientes y que de vez en cuando me piden opinión o consejo.

Así que... ¡Vamos a por el cuarto año de Catafición!

domingo, 12 de febrero de 2017

Enrique Mendoza Pinot Noir - 2014

Hoy vamos a la hermosa Comunidad Valenciana con este buen tinto de Bodegas Mendoza, en la localidad de Alfaz del Pi, a 50 km al noreste de la capital de la provincia.

El vino está protegido por la D.O. Vinos de Alicante, sobre la cual ya hablamos en la entrada de El Caire hace unos meses.

Bodegas Mendoza nace a finales de la década de los '70 del siglo pasado, fundada por Enrique Mendoza, quien comenzó elaborando vino de forma artesanal como marcaba la tradición familiar de la zona, hasta que en 1.989 comenzó a comercializar las primeras botellas, hasta llegar a las 1.200 barricas actuales, equivalentes a unas 350.000 botellas al año, de las cuales se exportan aproximadamente el 50%. Inicalmente los viñedos estaban ubicados en la Finca El Chaconero, acogida a Grandes Pagos de España, ubicada en Villena, que a su vez contiene una bodega de producción. La bodega de Alfaz del Pi es de crianza y embotellado. En la Finca el Chaconero se cultivan las variedades blancas Chardonnay y Moscatel, y las tintas Cabernet Sauvignon, Merlot Pinot Noir, Petit verdot, Shiraz y Monastrell.

El cultivo se realiza sin herbicidas ni insecticidas, y se controlan las plantas con las técnicas más avanzadas, como es la dendrometría o viticultura de precisión, que a través de sensores permite conocer el stress hídrico de las plantas para controlar la concentración y calidad de las uvas. En Alfaz del Pi se crían los vinos en barricas de los mejores bosques de Nevers, Allier, Americano Blanco Missouri y Americano Blanco Oregón.

Los vinos que ofrece la bodega son, bajo la marca Enrique Mendoza y la supervisión de su hijo y enólogo de la bodega Pepe Mendoza:

- Chardonnay Joven y Chardonnay Fermentado
- Pinot Noir Crianza
- Merlot-Monastrell Crianza
- Shiraz Crianza
- Petit Verdot
- Cabernet-Shiraz Reserva

Además de las siguientes marcas:

- Peñón de Ifach Reserva (Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot)
- Reserva Santa Rosa (Cabernet Sauvignon, Merlot y Shiraz)
- Estrecho Monastrell
- Moscatel de la Marina (blanco varietal de Moscatel de Alejandría)
- Moscatel de Mendoza (Moscatel de Alejandría, con crianza de 10 meses)
- Dolç de Mendoza (vino dulce natural)

Como curiosidad, la bodega ofrece a sus clientes la "Premium Experience", que consiste en la posibilidad de elaborar una barrica (unas 300 botellas) de coupage de los diferentes caldos contenidos en el parque de barricas de la bodegas, que posteriormente se le entregan al cliente con etiquetado personalizado, por 50€ la botella, incluyendo un training previo con el enólogo y almuerzo de lujo para 6 personas en las instalaciones de la bodega.

Fuente: www.infocostablanca.com

Me gustaría destacar el buen trabajo informativo de la bodega en su página web, en la que destina un apartado llamado "Cuaderno de Campo" a la explicación de diferentes conceptos y técnicas de viticultura, que me parecen de o mejorcito que he visto en las páginas de las bodegas.

El vino se elabora a partir de un 100% de uvas de la variedad Pinot Noir, procedentes de los viñedos de la bodega en la ladera del Cabezo de la Virgen en Villena.

Después del despalillado y la selección de la uva, se realizó la fermentación a 25 ºC en depósitos de acero inoxidable, permaneciendo los 12 meses posteriores en barricas de crianza, nuevas y de un año, de roble francés de Allier. No he podido encontrar el tiempo en botella antes de su comercialización.

El producto viene presentado en una elegante botella borgoñesa (como no podía ser de otra forma en un vino elaborado con una variedad autóctona de esa zona), de color verdoso. Presenta un elegante y moderno etiquetado, con una etiqueta frontal grande, casi cuadrada, de color y aspecto metálico. En la parte alta aparece el nombre de la bodega, seguido de la palabra 'viticultor'. en el centro, el logo de la bodega, muy original con tres barras rosas horizontales a modo de 'E' y tres verticales a modo de 'M'. El logo destaca muy bien del fondo, casi parece tener relieve, y cumple un buen cometido de reclamo visual en el lineal de una tienda. A continuación se indica su tiempo de estancia en barrica, y finalmente la mención a la D.O. y la añada. Por último, en una tira color fucsia, aparece el nombre de la variedad de las uvas en letras de tono metálico.

La etiqueta trasera es también amplia, de color metálico y casi cuadrada, y en ella aparece en primera instancia la variedad de uva, seguida de unos párrafos en español, y su traducción al inglés, con los datos más importantes sobre su elaboración. Le siguen los datos de la bodega y, por último, los contenidos de la botella de 75 cl y de alcohol de 13,5% en volumen.


























Visualmente, el vino presenta un bonito color de cereza madura que degrada en ribete color fresa. Tiene una capa media-alta, quizá más cubierto que la media de los vinos de esta variedad que he probado. Después de agitar la copa deja lágrimas finas con caída a velocidad media en el cristal.

En nariz, nos ofrece una intensidad aromática media a copa parada, y su agitación ofrece un aroma dominante de frutos rojos, entre los que destacaría el arándano y la frambuesa, de maduración media, así como guindas ligeramente licorizadas, que junto a notas de especias dulces dulcifican su olfato. Le siguen efluvios de maderas balsámicas y un toque mineral final que le aporta personalidad aromática. El retrogusto es, en mi opinión, claramente balsámico.

En boca presenta una estructura bastante homogénea, de paso suave y ligero por la lengua, en la que a su vez se pueden detectar sus taninos suaves y aterciopelados, dulces. Posee una bastante buena longitud y una permanencia que calificaría de media.

Se trata de un vino ligero, fresco, frutal, elegante y fácil de beber, que puede ir muy bien con arroces de los diferentes y exquisitos tipos que nos ofrece la gastronomía levantina.

Su precio de alrededor de 9,5 € me resulta aceptable para lo que nos ofrece el producto.

Le doy un buen 7,25/10. Me parece un buen vino para conocer los caldos elaborados con un tipo de uva no muy común en los vinos españoles.

sábado, 28 de enero de 2017

Alma de Valdeguerra - Crianza 2013

Hoy hablaremos de un interesante Vino de Madrid: el tinto Alma de Valdeguerra, crianza de la añada de 2.013.

Este vino es elaborado por la empresa Vinos y Aceites Laguna, en Villaconejos, a unos 60 km al sureste de Madrid, famosa sobre todos por sus exquisitos melones, tan típicos de nuestra dieta veraniega.

Fuente: aceitesyvinosdemadrid.blogspot.com.es

Laguna cuenta, como su nombre indica, con una bodega y una almazara, y es una empresa familiar que cuenta con más de 100 años de tradición en la zona. En concreto, el fundador se llmaba D. José Laguna, quien en su finca Paraje de Valdeguerra comenzó la elaboración de aceite en 1.880. Las instalaciones modernas datan de 1.971, cerca de las tierras de los primeros integrantes de la familia. En la actualidad tres generaciones trabajan en la empresa, que mantiene  su tradición familiar.

En lo que se refiere a los vinos, la bedega cuenta con excelentes y modernas instalaciones de elaboración, crianza y embotellado, dando lugar a cuatro gamas:

- Unnis: blanco de Malvar y tinto de Tempranillo.

- Alma: Blanco de Malvar, rosado de Tempranillo y Garnacha, Tinto de Tempranillo y Merlot y semi-dulce blanco de Malvar.

- Lacuna: tinto de Tempranillo.

- Exun: tinto de Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Sobre la D.O. Vinos de Madrid, y en particular de la Subzona de Arganda, a la que pertenece Villaconejos, ya hablamos en la entrada del Grego.

Nuestro vino de hoy se presenta en una moderna y elegante botella bordelesa modificada, de color caramelo muy oscuro, con un cuello estrecho y muy largo, un cuerpo también alargado, destacando su tapón de material sintético negro, no muy común. Me parece un contenedor muy atractivo, pero desafortunadamente poco práctico, ya que debido a su longitud no cabe en la pequeña cava de vinos que tengo, y en el botellero de la nevera a duras penas, cuando le pones un tapón goma de vacío.

El etiquetado se compone de una única etiqueta que cubre tres cuartas partes de la circunferencia del cuerpo de la botella, estando en la parte central el nombre del vino y una gran letra "A" en color rojo, flanqueada por la añada del vino y la mención a la D.O., y en la parte baja las variedades que lo componen. La parte baja de la etiqueta presenta una especie de ribeteado formado por paralelepípedos negros que le dan un interesante movimiento visual. La zona derecha de la etiqueta se comporta como contraetiqueta, ya que en ella se puede observar los datos de la bodega, la mención a la D.O., y los contenidos de 14,5% en alcohol y 750 ml de la botella. Una presentación que, en general, me parece moderna y atractiva. Curiosamente, en la página de la bodega el etiquetado que aparece es diferente al que se puede observar actualmente en el producto.

La fermentación del producto se realiza en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada y maceración durante 10 días a 23 ºC. He leído en internet que la crianza se realiza durante 12 meses en barricas de roble francés y americano y otros 12 meses en botella.

La añada de 2.012 de este vino fue premiada con la Gran Viña de Oro en el concurso Viña de Madrid, así como con el Gran Bacchus de Oro del prestigioso concurso internacional Bacchus en su edición de 2.015. La Guía Peñín le da 86 puntos a nuestra añada de hoy, conjuntamente con 5 estrellas de Excelente en lo referente a su relación calidad/precio.


Visualmente, el Alama de Valdeguerra muestra un color cereza madura límpido, brillante, sin defectos, de capa media-alta y producción de múltiples lágrimas al agitarlo en la pared de la copa, que descienden a una velocidad media. El ribete se torna color granate claro.

En nariz, se puede apreciar una intensidad media a copa parada, que rápidamente se abre en una primera componente claramente frutal de frutos rojos dulces y maduros, licorizados, en el que la guinda me pareció destacar. Le siguen claros influjos de la crianza en roble de calidad, ofreciendo notas de cacao y tabaco aromatizado para su uso en pipa. Le siguen notas especiadas dulces y finas maderas balsámicas que le aportan frescor. El retrogusto es ligera y agradablemente licorizado.

En boca, se trata de un vino homogéneo, amable y fácil de beber, con unos taninos ligeramente vegetales (no se si con más recorrido de afinación, dada su estancia en barrica y botella de más de dos años). El cuerpo lo calificaría de medio, y tanto la longitud como la permanencia me parecen más que suficientes para un vino de su rango de precios.

Aunque esta botella ha sido un apreciado regalo del tío de mi mujer, he visto que su precio varía entre los 5 y los 8 € según la tienda. en la parte baja de la banda me parece un vino con una relación calidad/precio excelente y muy recomendable, en la parte alta tiene una fiera lucha con otros vinos.

Le doy un buen 7/10, y lo recomiendo ampliamente si lo veis en un precio de alrededor de 5,5 €. No os defraudará en una merienda-cena de picoteo, y una buena alternativa de mesa de viernes por la noche en casa. Creo que con chocolate negro también puede funcionar bien.

domingo, 15 de enero de 2017

Viento Aliseo - 2012

Hoy vamos a hablar del tinto Viento Aliseo, de la añada de 2.012, producido por Dominio de Punctum, S.L., bajo la D.O. La Mancha, la cual estrenamos con esta entrada.

Como es tradición, hablaremos en primer lugar de la D.O., para posteriormente hacerlo sobre la Bodega y su concepto de 'agricultura biodinámica' sobre el cual seguramente iremos oyendo hablar cada vez más a menudo.

La D.O. La Mancha, situada como era de esperar en la Comunidad de Castilla-La Mancha, en el centro de la Península Ibérica, comprende 182 municipios y casi 200 bodegas de las Provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, con un total superior a las 160.000 ha de viñedos repartidos entre más de 17.000 viticultores.


Fuente: es.wikipedia.org

El cultivo de la vid en esta zona se remonta, documentalmente, a la Edad Media, aunque se cree que durante a dominación romana se iniciaron estas actividades, lo cual no resulta raro conociendo los precedentes de otras zonas de la Península. el primer reconocimiento de La Mancha como D.O. se realizó en 1.932, lo que la convierte en una de las D.O. más antiguas de España. La Guerra Civil ocasionó que la D.O. permaneciera inactiva hasta los años '60, cuando se crea la D.O. La Mancha, Manchuela, Méntrida y Almansa. En 1.973 se individualiza la D.O. con la creación de su propio Consejo Regulador, que da como resultado el primer Reglamento en 1.976.

Las variedades de uva permitidas conforman una extensa lista:

- Blancas: Airén, Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo o Viura, Moscatel de Grano Menudo, Parellada, Pedro Ximénez, iesling, Sauvignon Blanc, torrontés, Verdejo, Viognier y Moscatel de Alejandría.

- Tintas: Bobal, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Cencibel o Tempranillo, Garnacha Tinta, Graciano, Malbec, Mencía, Merlot, Monastrell, Moravía dulce o Crujidera, Petit VErdot, Pinot Noir y Syrah.

El Reglamento, como la gran mayoría de ellos, establece las características analíticas de los vinos protegidos por la D.O., como el grado alcohólico, el azúcar residual dependiendo del tipo de vino (blanco, rosado o tinto denominados seco, semi-seco, semi-dulce, dulce y naturalmente dulce), así como dependiendo de su crianza (Roble, Crianza, Reserva y Gran Reserva): la acidez total y volátil máximas, el dióxido de azufre máximo y la intensidad colorante, medida en u.a. (suma de las absorbancias a 420, 520 y 620 nanómetros). En los vinos de Aguja y espumosos, se especifican la sobrepresión de CO2 y el extracto seco no reductor. En estos últimos, dependiendo de su contenido en glucosa se les da la clasificación de Brut Nature, Extra Brut, Extra Seco, Seco, Semiseco o Dulce. También se dan las especificaciones de las Mistelas o vinos de licor.

Las características organolépticas se describen en función de los tipos de vinos producidos y sus variantes, en fase visual, olfativa y gustativa.

Las prácticas enológicas principales que prescribe el Reglamento se basan en un índice de transformación máximo de 74 l de vino por cada 100 kg de vendimia, así como limitaciones en temperaturas de fermentación, capacidad de barricas de roble, tiempos de permanencia máximos en las mismas y en botellas para crianza según el tipo de vino, de una manera bastante extensa y precisa. Se establecen también los rendimientos máximos de 10.000 kg/ha en conducciones en vaso para variedades blancas y tinas y de 13.000 kg/ha en sistemas de conducción en espaldera. Si el rendimiento de una parcela es superior, no se pueden comercializar sus vinos bajo esta D.O.

Dominio de Punctum se encuentra en la localidad de Las Pedroñeras, al sur de la Provincia de Cuenca, aproximadamente a unos 100 km al sur de la capital de Provincia, en el corazón del rectángulo formado por la localización de las cuatro provincias de la Comunidad Autónoma de Castilla-LaMancha. La bodega proclama que sus vinos son ecológicos y biodinámicos, como ya veremos destacado en la etiqueta del vino.

Fuente: www.thelivingwine.ca

La Bodega fue fundada en 2.005 por la familia Fernández-Cifuentes en la Finca Fabián, donde cuentan con unas 150 ha de viñedos.

La agricultura ecológica sigue los métodos tradicionales, sin el uso de químicos, pesticidas, herbicidas, fertilizantes sintéticos ni productos químicos más tarde en la bodega. La agricultura biodinámica es una nueva vuelta de tuerca a los métodos ecológicos, tratando los viñedos como organismos vivos, respetando sus ciclos anuales y utilizando exclusivamente elementos vegetales y animales para evitar enfermedades y plagas.

Los vinos que elabora y comercializa la bodega, con una clara apuesta por la exportación a casi 30 países, son:

- 99 Rosas blanco (Chardonnay y Viognier), rosado (Garnacha) y tinto (Tempranillo y Merlot)
- Copla Clarea (vino blanco mezclado con aromas cítricos), Copla Sangría(vino tinto mezclado con aromas cítricos)
- Dominio de Punctum: blanco de Sauvignon Blanc, blanco de Chardonnay, tinto de Syrah, tinto de Tempranillo y Petit Verdot, de Graciano y Cabernet Sauvignon, así como rosado de Garnacha y Bobal.
- Dulce Venganza (Chardonnay)
- El Paular: tintos de Tempranillo y de Cabernet Sauvignon y Graciano.
- Finca Fabián: blanco Chardonnay, rosado de Garnacha, tintos de Tempranillo, de Petit Verdot y Tempranillo, Espumoso de Chardonnay, Sauvignon Blanc y Viura, y espumoso rosado de Garnacha.
- Lagasca: blanco de Viognier, tinto de Tempranillo y Petit Verdot.
- Lobetia: blanco de Chardonnay, rosado de Garnacha, tintos de Tempranillo y Tempranillo y Petit Verdot, Bubbles (espumoso blanco de Chardonnay y Viura) y Pink Bubbles (espumoso rosado de Garnacha y Bobal).
- Norte Sur: blanco de Chardonnay, rosado de Garnacha y tinto de Tempranillo y Cabernet Sauvignon.
- Pablo Claro: blancos de Chardonnay y Especial Selección Sauvignon Blanc, rosado de Bobal, y tintos de Tempranillo y Especial Selección de Cabernet Sauvignon y Graciano.
- Tartessos: Espumoso de Viognier y Viura.
- Uno de Mil: blanco de Viognier y tinto de Tempranillo y Petit Verdot.
- Viento Aliseo: blanco de Viognier, rosado de Garnacha y tintos de Tempranillo y Petit Verdot, y de Graciano y Cabernet Sauvignon.

Precisamente este último es nuestro vino de hoy. Está elaborado con un 50% de Cabernet Sauvignon y 50% Graciano, con uvas cosechadas en la finca de la bodega, vendimiadas durante la noche para no perder la carga frutal y está envejecido en barrica de roble francés durante 9 meses. Esta no es una combinación común de variedades, y menos en una proporción similar. La añada de 2.012 obtuvo la medalla de oro de Mundus Vini Biofach de 2.015, y Robert Parker le otorgó 88 puntos a la añada de 2.011.

El vino se comercializa en botella borgoñesa tradicional, de color caramelo oscuro, y posee una atractiva etiqueta principal grande de color blanco, con el logo del vino (cada familia de productos de la bodega tiene el suyo propio) que consiste en una especie de rosa de los vientos de color rojo metalizado en ligero relieve. A continuación se observa el nombre del vino y en letras pequeñas el nombre de la bodega y su definición de procesamiento orgánico. Más abajo, en color gris, los nombres de las variedades que componen el vino y por último su definición de vino biodinámico y el país de procedencia. En la parte superior izquierda se observa la etiqueta redonda que representa la medalla de oro del Mundus Vini Biofach, que es el Concurso paralelo al Mundus Vini de la Academia alemana, pero para vinos ecológicos.


La etiqueta trasera es también blanca, y en ella se observa el nombre, añada y variedades del vino en la parte alta, y en la parte derecha aparece la palabra 'demeter', que es una asociación ecológica española que ha creado una red internacional de organismos independientes de certificación, hasta ahora en 18 miembros provenientes de Europa, América, Africa y Nueva Zelanda, representando a un total de 3.500 productores en 40 países. Posteriormente, aparece un párrafo en español que nos relata el proceso de elaboración del vino, y una pequeña nota de cata, todo ello en letra del tipo itálica para destacarlo del resto del texto. En el centro de la etiqueta aparecen los sellos de mención a la agricultura ecológica y la D.O. del vino, para continuar con los datos de la bodega  y el contenido de la botella de 750 ml y el de alcohol del 13,5%.

Me ha parecido un producto con muy buena presentación. Quedo curioso sobre el por qué de su nombre, ya que si se refieren al famoso viento en realidad, este debería ser 'Alisio'. No he podido localizar un motivo en mi búsqueda por internet.

A la vista, nos presenta un hermoso y brillante color rubí, de capa alta, con ribetes degradando en granate con leves tintes ocres o naranjas. La agitación de la copa produce múltiples lágrimas finas con caída a velocidad media.

En nariz aporta una agradable complejidad olfativa en sus notas frutales de higo pasificado, con mezcla de otros frutos del bosque dulces y maduros, así como finas maderas balsámicas y especias dulces como el regaliz y el cacao. Tiene un muy agradable postgusto licorizado y balsámico.

En boca, se trata de un vino muy homogéneo, con un agradable tacto sedoso, acidez perfectamente controlada y taninos bastante afinados y redondos, seguramente favorecidos por el largo tiempo en botella cuando el vino ha llegado a mis manos, lo que habla también de una guarda del mismo adecuada por parte del distribuidor y la tienda en la que lo adquirí. Sin ser extraordinarias, su longitud y permanencia resultan más que suficientes.

En conjunción con carnes en salsa, tipo carrillada o ternera, puede resultar muy aceptable, incluso para tapear y chatear, su componente licorizada y balsámica nos puede resultar aceptable y fresca.

Un buen producto, que a un precio de aproximadamente 9 € está, en mi opinión, bien posicionado.

Le doy un buen 7,5/10, y lo considero como muy recomendable. Un buen representante de los vinos de la Mancha, y pionero en la agricultura ecológica y producción biodinámica de la zona.

sábado, 7 de enero de 2017

Gargalo - 2015

Hoy estrenamos la D.O. Monterrei en el blog, con un tinto de la bodega Gargalo, S.L.: el Gargalo, de la añada de 2.015.

La D.O. Monterrei está localizada al sur de la gallega Provincia de Orense, lindando con Portugal al sur. El Consejo Regulador se encuentra en la ciudad de Verín.

Fuente: www.rutadelvinomonterrei.com

Como en tantas otras regiones de la Península Ibérica, los restos arqueológicos muestran la introducción de la viticultura por parte de los romanos, y en la Edad Media vuelve a tener un proceso expansivo gracias a las órdenes religiosas. La expansión sigue en la Epoca Moderna, y los vinos de Monterrei se codearon en calidad con los de Oporto, llegando a comercializarse incluso en América, de la mano del V Conde de Monterrei, Gaspar de Zúñiga Acevedo y Velasco) al que el rey Felipe II concedió el título de Virrey de las colonias en México y Perú. Más recientemente, a mediados del S. XX, Monterrei fue una zona donde se producían importantes volúmenes de vino de excelente calidad. A principios de los años '60 se construye la Bodega Cooperativa de Monterrei, con el objetivo de promover la correcta elaboración y comercialización de sus vinos. La fuerte emigración de la segunda parte del Siglo y el cierre de la Cooperativa estuvieron a punto de causar la desaparición del viñedo, pero el reconocimiento de la D.O. en 1.994, apostando por los vinos de calidad, trajeron consigo el renacer de la Región. La adopción de modernas técnicas de plantación y prácticas enológicas, y la preservación de variedades preferentes autóctonas en la elaboración de los vinos, trajeron como resultado vinos de calidad que expresan el carácter y la tipicidad de la zona.

Actualmente la D.O. está dividida en dos subzonas: Valle de Monterrei y Ladera de Monterrei.

El Reglamento del Consejo Regulador establece las siguientes variedades recomendadas:

- Blancas: Dona Branca (Moza Fresca), Godello y Treixadura.

- Tintas: Mencía y Merenzao. Como autorizadas se permite la uva Tempranillo (Arauxa en Galicia).

El Consejo Regulador establece las caracaterísticas analíticas de los vinos protegidos por la D.O., como grado alcohólico mínimo, acidez, anhídrido sulfuroso máximo y contenido en azúcar. También se regulan las caracaterísticas organolépticas en fase visual, olfativa y gustatva para los diferentes tipos y crianzas.

En lo referente a prácticas de cultivo, la densidad de plantación se regula al rango entre 3.000 y 5.000 cepas/ha, con 11.000 kg/ha para las variedades blancas preferentes y 10.000 kg/ha para las tintas, un rendimiento máximo de 65 l/kg de mosto en las variedades blancas y de 70 l/kg en las tintas, no permitiéndose el uso de estrujadoras centrífugas, así como el precalentamiento de uva y mostos en presencia de orujos que fuercen la acción colorante. No se permite el el uso de trozos de madera de roble en la crianza de los vinos. Se permite la mezcla de vinos de dos cosechas consecutivas hasta el 15% de la precedente.

Por su parte, la bodega Gargalo es un proyecto del conocido diseñador de moda Roberto Verino, a quien de casta le viene la vocación ya que sus abuelos maternos fueron viticultores de viñas en la ribeira Sacra. Está ubicada a los pies del Castillo de Monterrei, en la ladera del monte en el que está enclavado. Está a 80 km al suroeste de la capital de la Provincia, Orense, y a tan solo 5 km de Verín.

En los años '90 el proyecto se inició con 8 ha de viñedos de variedades blancas de la zona como el Godello, Albariño, Dona Branca y Loureira, y las tintas Mencía, Arauxa y Merenzao. Con ellas produce una cantidad que ronda las 120.000 botellas anuales. La bodega, actualmente bajo la dirección de Angel Gemade (exdirector de la Bodegas Torres en Chile) basa su filosofía en la elaboración de vinos de alta calidad, con el carácter de la tierra de la que provienen. su mercado es, mayoritariamente, local, ya que venden en Galicia el 65% de su producción, un 25% en ell resto de España y un 10% en otros países.

Fuente: www.campogalego.com

Los vinos que produce y comercializa la bodega son:

- Terra Rubia Blanco de Godello y Treixadura y Tinto de Mencía.

- Gargalo: blancos de Godello y de Treixadura y Albariño, y tinto de Mencía y Arauxa.

- Terra do Gargalo, blanco de Treixadura criado sobre sus lías, y tinto de Mencía.

- Viña Verino de Godello.

La bodega, como es tradicional en Galicia, también produce Licores de diferentes tipos, sin faltar el de hierbas y el de orujo, además del de café y crema.

Sobre nuestro vino de hoy, podemos empezar hablando de las uvas que lo componen:

Ya introduje la Mencía en la entrada correspondiente al Pagos del Galir. Hablaremos entonces sobre la variedad Arauxa. Es la segunda variedad tinta más extendida en esta zona, después de la Mencía. Es el resultado de la adaptación de la conocida variedad Tempranillo en la zona. Produce vinos de marcado aroma frutal y floral con un marcado color púrpura, buena acidez y bastante cuerpo.

Nuestro vino de hoy contiene una proporción no desvelada de ambas variedades. La vendimia se realiza de forma manual, con una posterior selección en mesa, continuando con una fermentación alcohólica a temperatura controlada de 22 ºC y fermentación maloláctica en depósito que dura unos 15 días, con una permanencia posterior en depósito de 5 meses. Se realiza después una estabilización en frío a -4 ºC y filtrado a base de tierras y placa estéril antes del embotellado. De esta añada se produjeron 11.000 botellas.

El producto viene presentado en una botella borgoñesa color caramelo oscuro, con una gran etiqueta blanca que muestra el logo de la bodega en la parte superior, el nombre del vino y las variedades con las que se elabora en en centro, y la añada y mención a la DO en la parte baja. La etiqueta trasera  es también blanca, más pequeña, y contiene en la parte alta de nuevo el logo de la bodega, acompañado del nombre del vino, y a continuación una pequeña explicación de la procedencia del vino y sus variedades, para continuar con la mención a la DO Monterrei y finalizar en la parte baja con los datos de la bodega y los contenidos de la botella de 75 cl y de alcohol en el vino del 13,5%.

Se trata de una presentación simple y atractiva, aunque en mi modesta opinión quizá la etiqueta frontal está un poco sobredimensionada en tamaño para su contenido.


El Gargalo de Mencía y Arauxa tiene un brillante y limpio color rubí, con reflejos violáceos y una capa media baja. El ribete degrada hacia color rosáceo con leves tintes violetas, como prueba de la juventud del vino. Produce innumerables lágrimas finas, de caída más bien rápida por la pared de la copa después de agitar su contenido.

Olfativamente, se trata de un vino de intensidad aromática media a copa parada, y su agitación nos trae, en primer lugar, efluvios de frutos rojos dulces y maduros, en las que coincido con la nota de cata de su bodega, que los especifica como fresa y frambuesa. En mi opinión, el vino posee notas vegetales y herbáceas, así como ligeros recuerdos florales inmediatamente por debajo de la primera sensación. Sin ser desagradables, me hubiera gustado que le quitaran menos protagonismo a la dominante frutal. En el retrogusto se genera una fresca componente balsámica y ciertos efluvios de cerezas dulces y ligeramente licorizadas.

En boca, se trata de un vino homogéneo, con taninos vivos como corresponde a un vino joven, pero bastante buen perfilados, y con aspecto de poder mejorar con un poco más de estancia en la botella. Se trata de un vino más bien ligero de cuerpo, con una longitud y permanencia suficientes si se combinan con platos ligeros o tapas poco elaboradas.

Su precio de alrededor de 9 € está más o menos ajustado, aunque quizá colocado en una banda donde la competencia es feroz con productos de mucha calidad, afortunadamente más cada vez en nuestro mercado.

Le doy un 6,75/10. Prometedor introducción a la D.O. Monterrei, de la cual habrá que seguir probando algún otro producto.

lunes, 2 de enero de 2017

Admiración - Selección Especial 2011

Hoy os presento el vino tinto de alta gama de Bodegas El Inicio: el Admiración, realizado en la añada de 2.011.

Sobre la bodega hablamos hace poco en el artículo que realicé con motivo de la presentación y cata que realicé hace unas semanas, el cual podeis ver en el siguiente Enlace.

El vino está protegido por la D.O. Ribera del Duero, sobre la que ya hablamos con anterioridad en el artículo del Pruno.

Hoy iremos entonces directamente a hablar de nuestro vino de hoy.

El Admiración se nos presenta en una estilizada botella bordelesa de color caramelo oscuro con un cuello más estrecho y largo de lo habitual, y tiene una atractiva etiqueta frontal de color plata, rectangular y no demasiado grande, que nos muestra en primer término una gran letra 'A' acompañada de un signo de admiración. Abajo de ella aparece la palabra completa, seguida de un párrafo de diccionario con la definición de la palabra, aunque no es la definición oficial del diccionario de la RAE, sino en sentido figurado adaptado a lo que busca la bodega con este vino. En la parte baja de la etiqueta se indica la añada y su característica de Selección Especial, y finalmente en la esquina derecha la mención a la D.O.

La etiqueta trasera presenta el logo y la añada del vino en la parte alta, en caracteres plata sobre fondo negro, seguido de un párrafo promotor del producto que contiene la botella. Sigue a ello la mención a la D.O. y la variedad de uva con la que se elabora el vino, para acabar con los datos de contacto de la Bodega y los contenidos de la misma en volumen de 75 cl y alcohol del 15%.


En el centro de la etiqueta, sobre una banda negra que la cruza, se hace referencia a la empresa de servicios RBI (Red Bottle International) que fundaron los tres socios de la Bodega, para prestación de servicio técnico y comercial a empresas relacionadas con el sector del vino, abarcando todas las fases de proceso productivo, incluyendo servicios de diseño de instalaciones y un laboratorio de certificación de contenidos de los vinos para el cumplimiento de normativas internacionales.

En resumen, se trata de una presentación moderna y adecuada a la calidad del producto que se nos ofrece.

El Admiración, Selección Especial es un vino que solo se produce en los años en que los futos de la vendimia tienen las caracaterísticas cualitativas adecuadas para ofrecer un producto de calidad especial de acuerdo con los criterios de la Bodega. Es un monovarietal de Tempranillo procedente de viñas viejas (he leído que de más de 70 años) situadas en las cotas más altas de la zona, de 'hasta 850 m, lo que garantiza el gradiente térmico óptimo para la maduración correcta de las uvas'.

La vendimia manual se deposita en cajas de menos de 20 kg. Las uvas tienen un doble proceso de selección, en campo y en mesa a la entrada en la bodega. El despalillado se realiza a bajas revoluciones para preservar la integridad de las uvas, y posteriormente a la fermentación se realiza una larga maceración mediante delestage, que consiste en extraer el vino fermentado del depósito, dejando el sombrero de hollejos en el interior, un par de horas después se vuelve a introducir el vino en el depósito, por encima del sombrero, con lo que este se revuelve de nuevo además de sufrir un ligero prensado debido al peso del líquido vertido. De esta forma se axigena el vino y, como consecuencia, se aumentan las levaduras.

La crianza se realiza en barricas nuevas de roble francés, durante un tiempo que oscila entre los 9 y 14 meses, y un posterior proceso de afinado en botella durante al menos 9 meses antes de su comercialización.

Una vez escanciado en la copa, el vino nos presenta un bonito y oscuro color picota, brillante y sin defectos, con reflejos diría que violáceos, de capa bastante alta, con un ribete que tiende a granate con reflejos cálidos procedentes de su tiempo de guarda. La agitación de la copa da lugar a la creación de multitud de finas lágrimas que tintan la copa de forma muy notable y caen por la pared de cristal a velocidad media.

En nariz, se trata de un vino muy frutal, en el que se detectan frutos rojos y negros muy maduros, incluso pasificados, entre los que destacaría las ciruelas pasas, por un lado y las frambuesas muy maduras, por otro. Sigue una compleja gama de especias, entre las que destacaría las dulces de regaliz, vainilla, así como un fondo de cacao, que se entremezcla con maderas finas y nobles que le confieren cierta frescura al final del olfato. Es el tipo de olfato del que soy más aficionado en los vinos de Ribera del Duero. En retrogusto el toque de cacao y maderas se potencia bastante, y finalmente queda el recuerdo de la ciruela pasa tan notorio al principio. El análisis olfativo del vino me resultó bastante curioso, ya que la ficha de cata oficial del vino habla de frutos rojos predominantes, notas especiadas de laurel, y flores como las violetas y lirios, y yo realmente encontraba lo que he descrito anteriormente.

Así pues, me dediqué a buscar más opiniones en internet, y encontré que este vino fue catado por la Guía digital de Vinos Wine Up de 2.016, y el resultado de la cata realizada por su Director Joaquín Parra resulta bastante parecido a lo que yo había podido apreciar... Por cierto, esta Guía coloca al Admiración y al Rivendel entre los 100 mejores vinos de España en dicha edición, y otorga nuestro vino de hoy 92,54 puntos.

En boca, el vino presenta un tacto bastante homogéneo y untuoso, con taninos bastante dulces, amables, pero al mismo tiempo vivos. Posee una notable longitud y una permanencia bastante más que aceptable.

Lo he tomado tanto con finas carnes de cerdo a la plancha y brasa: secreto, presa y pluma, con pollo asado al horno, con tapas de cierta elaboración, y en todos los casos se ha comportando perfectamente. Por su tacto y gusto, y aunque no lo he probado, creo que debe dar muy buen resultado con chocolate negro.

Su precio de unos 18 € está, en mi opinión, perfectamente ajustado a su calidad, y creo que es bastante competitivo en esta banda de precios.

Se trata de un vino de calidad, muy recomendable, y como tal le doy una nota muy alta de 8/10. Si lo veis, no dudeis en haceros con una botella. Repetireis.

sábado, 17 de diciembre de 2016

El Hombre Bala - 2014

Hacía tiempo que no tomaba un vino de la D.O. de mi Región, y hoy traigo este vino tinto de Uvas Felices, S.L., elaborado en la población de Cadalso de los Vidrios, a 90 km al oeste de Madrid y en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos.

Sobre la D.O. Vinos de Madrid hablamos hace tiempo en la entrada del Grego. Cadalso de los Vidrios pertenece a la sub-zona de San Martín, de donde proceden las uvas con que se elabora este vino, en 4 fincas en los pueblos de Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y Rozas de Puerto Real.

Fuente: www.xn-vino-espaa-19a.es

Uvas Felices es un proyecto de VilaViniteca, que desde 1.932 es uno de los distribuidores de vino más importantes de Europa, en colaboración con los 3 enólogos iniciales de Bodegas Comando G: Marc Isart (Bodegas Bernaveleva), Fernando García (Bodegas Marañones) y Daniel Gómez Jiménez-Landi (Daniel Landi Viticultores). El vino nace en 2.010 junto con otra marca del proyecto: la Mujer Cañón, y posteriormente se añadió otro con el divertido nombre de la bruja Avería.

Bajo el nombre de Uvas Felices, VilaViniteca participa también en otros proyectos a lo largo de nuestra geografía, en colaboración con reconocidos bodegueros:

- Ca N'Estruc (D.O. Catalunya)
- L'Origan (D.O.Cava)
- El Perro Verde y Fenomenal (D.O. Rueda)
- El Jardín de Lucía (D.O. rias Baixas)
- Sospechoso (V.T. Castilla)
- Venta Las Vacas (D.O. Ribera del Duero)
- Paisajes y La Locomotora (D.O. Rioja)
- Viña de al Lado de la Casa (D.O. Yecla)

La filosofía de Uvas Felices es la de elaborar vinos agradables, frescos, elegantes, dirigidos un público joven para que conozca y se aficione al vino, y con especial vocación de exportación.

En particular, nuestro vinod e hoy está elaborado con uvas de la variedad Garnacha, procedentes de viñedos viejos de entre 40 y 90 años, producidas bajo conceptos de agricultura biodinámica, con una maceración de 30 días y fermentación en barricas y tinos de madera a temperatura controlada. La crianza posterior en barricas de diferentes tamaños (no se especifica pero he leído en internet que se trata de roble francés durante 10 meses) para buscar profundidad, complejidad y equilibrio en el blend final.

La añada de 2.012 de este vino obtuvo 94 puntos de la Guía Michelin, y varios vinos de la Bodega Comando G han obtenido altas notas por parte del Wine Advocate de Robert Parker en los últimos años, algunos en valores de 97 puntos.

El producto se nos presenta en una bonita botella borgoñesa de color caramelo oscuro, con una sencilla etiquta blanca donde se observa un dibujo y el nombre del hombre bala. Impactante y llamativa en un escaparate de tienda especializada o supermercado. La etiquetra trasera nos indica el nombre y la añada del vino, la procedencia de las uvas y los datos de la empresa embotelladora, así como el volumen de 750 ml de la botella y el contenido en alcohol del 14%.


Visualmente, encontramos un vino de capa más bien baja, de un bonito y brillante color cereza, sin defectos, con ribete que degrada en color fresa joven. La agitación de la copa proporciona la visión de múltiples lágrimas de caída a velocidad media-lenta.

Aromáticamente, se trata de un vino de intensidad media a copa parada, que ofrece una dominante frutal de frutos rojos dulces y maduros, seguida de una componente especiada intensa y compleja. Le siguen maderas balsámicas finas y frescas, con un toque mineral final y trazas herbáceas al fondo. En retrogusto esta componente vegetal tiene más notoriedad, junto con el frescor balsámico con lo que se presenta bastante fresco.

En boca se trata de un vino homogéneo y de cuerpo medio, con briosos taninos que se afinarán sin duda con un poco más de tiempo en botella, pero que no resultan demasiado agresivos en el momento actual. Un agradable amargor final le da una longitud más que aceptable, mientras que la permanencia es media, de acuerdo con lo esperado en un vino de corte más bien ligero.

Su combinación con tapas de cierta elaboración resulta muy agradable, y creo que con arroces melosos y guisos no demasiado especiados puede resultar bastante agradable.

Su precio de 18 € puede, en mi opinión, resultar un poco caro en comparación con la competencia que tiene en ese rango de precios, aunque está seguramente justificado por las características de la materia prima utilizada en su elaboración.

Le doy una nota de 7/10, que podría ser mayor si se encontrara en un nivel de precios más cercano a los 10 €. Es un vino recomendable en representación de la pujante vitivinicultura madrileña.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Terreus - 2012

Hoy le toca el turno al vino tinto más exclusivo de las conocidas Bodegas Mauro: el Terreus de la añada de 2.012. Otro de los vinos 'aristocráticos' del blog gracias al regalo de cumpleaños de mi querida esposa...

Bodegas Mauro fue fundada en 1.978, por su propietario y enólogo Mariano García, el reconocido enólogo durante largo tiempo de Bodegas Vega Sicilia. Está ubicada en a localidad de Tudela de Duero, Provincia de Valladolid, a unos 17 km al este de la capital de la Provincia, cercana a la demarcación demarcación de la D.O. Ribera de Duero, ya que su borde occidental se encuentra a escasos 20 km, que es la distancia a la zona de Quintanilla de Onésimo, cuna de grandes vinos de la mencionada D.O. Los vinos de esta bodega están protegidos por la I.G.P. Vinos de la Tierra de Castilla y León, de la cual ya habíamos hablado brevemente en la entrada del Abadía Retuerta.

Fuente: www.bodegasmauro.com

La Bodega se fundó primeramente en una casona del S. XVII, con naves de crianza y embotellado subterráneas que desde 1.980 producen los vinos de la bodega. En 2.004 la elaboración pasó a un vanguardista edificio de nueva construcción en la misma localidad. El hijo de Mariano, Eduardo, trabaja con su padre en este proyecto como en el de Toro (Maurodos). Mariano García comparte proyectos con Viñedos de la Casa Masaveu (empresa de inversión en diferentes ramos industriales y financieros) en Bodegas Leda y en Aalto.

Fuente: www.bodeboca.com

Hoy en día produce unos 270.000 l de vino anuales con las uvas provenientes de sus 55 ha de viñedo, distribuidos entre sus cuatro productos principales:

- Mauro: 90% Tempranillo y 10% Syrah con 16 meses de barrica.

- Mauro VS: 100% Tempranillo con bajo rendimiento (3.000 a 5.000 kg de uva por ha) con 33 meses de barrica.

- Terreus: 100% Tempranillo con una elaboración de la que hablaremos más adelante.

- Mauro Godello (blanco): 100% uvas de la variedad de su nombre, procedentes de viñas jóvenes, criado sobre lías durante 8 meses.

El Terreus se elabora, como comentábamos, exclusivamente con uvas de la variedad Tempranillo, procedentes de la finca denominada Paraje de Cueva Baja, por lo que se puede considerar un vino de pago, ya que dicho viñedo (con cepas de entre 80 y 100 años de edad) consta de solo 3 ha aproximadamente, con rendimientos imferiores a los 3.000 kg/ha, con una crianza de 24 meses en barricas de roble francés, y un resultado de solo 9.800 botellas.

El Wine Advocate de Robert Parker calificó esta añada con 97 puntos y la Guía Peñín con 96.

El producto viene presentado en una hermosa botella bordelesa Imperiale, muy oscura, con una elegante etiqueta rectangular alargada sobre la mayor parte del cuerpo de la botella, con dos tercios de la misma en fondo blanco y simplemente el nombre del vino en caracteres rojos y el tercio inferior en color negro con la añada y el nombre de la finca en caracteres blancos.

La etiqueta trasera es más grande, más convencional en su contenido, que refleja e nombre. añada y finca en la parte alta, para en el centro hacer mención a la I.G.P. a la que se encuentra adscrito el vino, seguida de los datos de contacto de la bodega y el contenido de la botella de 750 ml y graduación alcohólica del 14,5%.


























Visualmente, el Terreus de 2.012 nos presenta un color picota muy profundo, límpido y brillante, con reflejos violáceos a pesar de su tiempo de guarda, de capa muy alta que degrada hacia el granate con persistentes tintes violeta. La agitación de la copa produce múltiples lágrimas que baja por la pared a velocidad media-rápida.

En boca nos encontramos con un vino muy frutal, con predominancia de frutos rojos maduros, donde las cerezas y las fresas muy maduras abren paso a complejas y punzantes notas especiadas, tanto dulces (regaliz), como aromáticas (clavo). Al fondo se aprecian maderas muy finas, pero sorprendentemente tenues para un tiempo de guarda tan largo, que le aportan frescura.

En boca es homogéneo, tiene un cuerpo medio tirando a ligero, acidez muy bien controlada, taninos vivos pero amables y afinados, con mucho desarrollo por delante. Tiene muy buena longitud y su permanencia es más que suficiente. En retrogusto la frutosidad sigue siendo protagonista.

Es un vino que me sorprende porque a pesar de la procedencia de sus uvas y su tiempo de crianza presenta características de vino joven en cuanto a su color, textura y aroma. Se puede combinar realmente con lo que te apetezca: tapas, carnes fuertes, elaboradas y especiadas. Un vino moderno y de calidad que lo hace una apuesta segura en cualquier situación.

Su precio de unos 80 € está, en mi opinión, justificado por la cuidada y exclusiva elaboración del producto, aunque en esa banda tiene una fiera competencia.

Le doy una nota alta de 7,5/10, y creo, como el equipo de Robert Parker, que el tiempo en botella aportará muchos más matices y calidad a este gran vino de guarda, que quizá yo he abierto demasiado pronto. Os recomiendo, si os haceis una botella (tendría que ser a corto plazo para poder conseguir esta añada), que la guardeis para dentro de unos años en una celebración importante.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Finca Teira - 2015

Voy a permitirme la 'frivolidad' de inaugurar la D.O. Ribeiro en el blog con un vino tinto, en vez de un blanco, que sería lo normal. Y lo hago con un producto de Adega Manuel Formigo, que me ha llamado la atención por su buena calidad en una zona de clara del vino blanco que da nombre a esta D.O.

La D.O. Ribeiro está localizada en el borde noroccidental de la Provincia de Ourense, en la Comunidad de Galicia, en las confluencias de los valles de los ríos Miño, Avia y Arnoia. Contiene unas 2.800 ha de viñedo, más de 6.000 viticultores y más de 100 bodegas en 14 municipios entre los que destaca el de la propia capital de la Provincia. Posee un clima de transición atlántico-mediterráneo, con un índice pluviométrico alto, pero con la característica de que en los 3 meses de maduración del fruto de la vid este cae en picado. El suelo es fundamentalmente de origen granítico con bajo nivel de materia orgánica, lo cual favorece también la calidad de las uvas. Un 85% de su producción es de vino blanco, un 10% de vino tinto y un 5% del total de casi 20 millones de litros al año de producción corresponden a vinos tostados (vino naturalmente dulce proveniente de uvas pasificadas a cubierto), que son los únicos tipos protegidos por la D.O.

El cultivo de la vid supone la principal fuente de riqueza de la zona. Se conoce documentalmente que en el S. II antes de Cristo ya se elaboraban vinos de Ribeiro. El paso de los romanos favoreció, como en tantos otros sitios, la viticultura, y también hay que darles crédito a los monjes del Císter que se asentaron en San Clodio, así como a los del Monasterio de Oseira, que se dedicaron al estudio de las variedades autóctonas. El esplendor de la zona llegó en los S. XV y XVI, cuando el vino de la zona se exportaba al resto de España, a Francia, Portugal, Italia y, en especial, a Gran Bretaña, así como al Nuevo Continente recientemente 'descubierto' y colonizado. En 1.850 la plaga del oídium hizo mella en el viñedo del Ribeiro, uniéndose también el mildiu y la filoxera en 1.892. Las variedades autóctonas empezaron entonces a dar paso a variedades de menor categoría pero más sufridas, y a raíz de ello el viñedo perdió parte de su protagonismo y favoreció la endémica emigración de la población de la zona.

Actualmente el Ribeiro resurge apostando de nuevo por las variedades nativas, gracias a programas de reconversión del viñedo y la implantación de la tecnología vitivinícola moderna.

El Consejo Regulador tiene su origen en las ordenanzas Municipales de Ribadavia de 1.594, y se establece la D.O. Ribeiro en 1.933, siendo aprobado su primer reglamento en 1.957. Tiene su sede sede en la población de Ribadavia, a 30 km al oeste de la capital de la Provincia.

El Reglamento establece, como variedades autorizadas las siguientes:

- Blancas: Treixadura, Palomino, Torrontés, Godello, Macabeo, Albillo, Loureira y Albariño. La Treixadura se establece como variedad preferente.

- Tintas: Caíño tinto, Caíño Bravo, Caíño Longo, Garnacha Tintorera, Ferrón, Sousón, Mencía; Tempranillo y Bracellao, siendo los Caíños las variedades preferentes.

Fuente: www.cenllemovese.es.tl

Las prácticas de cultivo permiten una densidad máxima por ha de 7.000 cepas y 300 quintales métricos de uva/ha. En las parcelas destinadas a la producción de vinos tostados la densidad de producción máxima puede aumentar hasta las 12.000 kg/ha. Las presiones de obtención de mostos permitirán un rendimiento no superior a los 70 l por cada 100 kg de uva.las características permitidas en los vinos incluyen el %volumen de alcohol, la acidez total, los azúcares residuales y la acidez volátil para cada tipo de vino.

La Adega Manuel Formigo, ubicada a solo 6 km al norte de Ribadavia, procede de la estrecha relación que la familia Formigo de la Fuente mantiene desde hace varias generaciones con el vino de la Región. Después de formar parte durante las dos últimas décadas de una bodega de corte industrial, decidieron fundar en 2.006 una nueva bodega de colleiteiro, como se denomina en la región a aquellas instaalaciones en las que el propietario se encarga de todo el ciclo de la producción hasta la comercialización, únicamente utilizando uva de su propia cosecha. Estamos, por lo tanto, hablando de vinos de Autor o de Terroir tan de moda últimamente. De hecho, la bodega se sitúa en la antigua casa familiar, de más de 200 años de antigüedad. En dicha casa cuentan con modestas pero modernas y completas instalaciones para la fermentación, con depósitos de acero inoxidable con control automático de temperatura, prensa neumática, línea de embotellado y hasta su propio laboratorio. La dirección de la empresa se encuentra a cargo de los enólogos María del Carmen de la Fuente y Agustín Formigo.

Fuente: www.wine-times.com

Sus vinos se producen con uvas cosechadas en las fincas Miñoteira (1,5 ha de variedades fundamentalmente blancas entre las que destaca Treixadura con cepas de más de 30 años), Portela (un poco más pequeña que la anterior, con variedades blancas con edad de 15 años), Pousos (0,7 ha de reciente plantación - 5 años - destinada a los vinos tintos con variedades como Caíño, Tinttilla, Ferrol, Sousón o Brancellao), y otras más pequeñas de pequeño tamaño esparcidas por el municipio de Beade (Pereiro, Barbaña, Badengua, Barcas y Rebodego).

Los vinos que actualmente elabora y comercializa la bodega son:

- Formigo Blanco: producción de 7.000 litros de Treixadura, Palomino fino, Godello, Torrontés, Albariño y Loureira.

- Finca Teira Blanco: 10.000 l de Treixadura (65%), Godello (20%) y Torrontés (15%)

- Teira X Blanco: 3.000 l de Treixadura (605), Alvilla (15%), Albariño (15%) y Loureira (10%)

- Finca Teira Tinto: 2.500 l de Sousón (40%), Caíño Longo (30%), Brancellao (15%) y Garnacha (15%).

Parte pues, nuestro vino de hoy, de un interesante coupage de variedades tintas mayoritariamente locales.

Hablemos un poco de la variedad Sousón, mayoritaria en nuestro vino. Es una de las uvas tintas autóctonas en auge en Ribeiro, actualmente la de producción mayoritaria. Tiene un gran potencial polifenólico y coloración intensa, sus vinos pueden alcanzar altas graduaciones de entre 12,5 y 14%, con una excelente acidez total de 6 - 8 g/l. Aromáticamente destacan la presencia de frutos negros como la mora y el cassis y florales, de intensidad moderada. Se complementa aromáticamente con otras variedades de la zona y posee excelente aptitud para su crianza en madera. ¿Estarán estas características presentes en el Finca Teira? Lo veremos en los siguientes párrafos...

Por su parte, el Caíño Longo es la segunda variedad tinta en producción en Ribeiro. Alcanza graduacionesde 12% y una excelente acidez de 6 g/l. Proporciona, en combinación con otros vinos de mayor estructura, marcados tonos frutales y florales.

El finca Teira tinto se elabora con las variedades antes mencionadas, en su mayoría procedentes de la finca Pousos y una parte de la finca Miñoteira, que se recogen en vendimia manual con selección de racimos en la misma cepa, con transporte de corta duración (5 minutos) a granel en tractores con carga de menos de 1.500 kg para mantener la integridad de la uva. El encubado de la uva estrujada con dos remosntados diarios aireados al principio de la fermentación, para realizarlos posteriormente en cerrado. Desencubado a una densidad de 1020 para terminar la fermentación sin bagazo (hollejos).

El vino se presenta comercialmente en una botella bordelesa con el cuello más delgado de lo habitual, con una etiqueta principal blanca, casi cuadrada y no muy grande, que en la parte superior izquierda contiene el nombre de la Bodega (destacadas sus iniciales con caracteres rojos) y la palabra gallega colleteiro (palabra gallega que significa cultivador). En la parte central se observa el nombre del vino, con la palabra Teira destacada en rojo. En la parte baja aparece la mención a la D.O. a la que pertenece. En la esquina inferior derecha aparece una hormiga roja, en referencia a la traducción al español del término gallego 'formiga'.

La etiqueta trasera, también blanca pero rectangular, nos muestra en la parte superior el nombre y tipo del vino. En la zona central aparece un párrafo en gallego que nos habla de las variedades con las que está elaborado y las fincas de las que proceden, para terminar con los datos dela bodega en la parte baja, y los contenidos de alcohol de 12% y de la botella en las dos esquinas inferiores de la etiqueta.

Visualmente, presenta un color picota muy oscuro, brillante y sin defectos, de capa muy alta y marcado tinte violáceo. tiene un ribete muy breve que desemboca en un granate violáceo muy marcado. La agitación de la copa da como resultado la aparición de múltiples lágrimas con caída más bien rápida por la pared de la copa.
Aromáticamente, se trata de un vino de intensidad media a copa parada, que despliega un notable aroma predominante de frutos rojos silvestres bastante maduros en cuanto se agita un poco. En esta fase se corresponde perfectamente con lo esperable de un vino joven. Tiene también un marcado acento vegetal, en el que el pimiento está presente, y claras notas especiadas de pimienta y clavo. Al fondo se descubre un toque ligeramente floral.

En boca, se trata de un vino homogéneo, con buena acidez, taninos bastante aterciopelados, dulces y con un tacto muy agradable. Tiene un cuerpo medio, y resulta fresco. Una cierta longitud y permanencia suficiente.

Me parece adecuado para combinar con tapas más o menos elaboradas, arroces melosos e incluso para un agradable chateo. Lo veo un vino con la sencillez frutal y con alta identificación al terreno que está de moda en nuestros días.

Su precio de alrededor de 8,5 € está dentro de lo aceptable en un vino de pequeña producción y para la calidad que nos ofrece.

Su buena presentación y más que aceptable calidad lo hacen merecedor de una calificación de 7/10.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Presentación Bodegas El Inicio

Esta semana tuve la oportunidad de asistir a la cata-presentación de los vinos de Bodegas El Inicio, en el conocido Restaurante Casa Angel, de Leganés, que además del local aportó magníficos alimentos para la cata y maridaje de los vinos: jamón ibérico de la cordobesa D.O.P. Los Pedroches, queso y carnes variadas.

La presentación corrió a cargo de uno de los socios de la bodega, Alfonso Velasco, quien nos habló en primer lugar sobre los orígenes de la bodega, como producto de la colaboración con el enólogo Angel Luis Margüello, ambos procedentes de la conocida y exitosa Bodega Real Sitio de La Ventosilla, más conocida con el nombre del Grupo Prado Rey, sobre la cual hablamos en la entrada del Prado Rey Elite. De hecho, el padre de Alfonso fundó la mencionada bodega en los terrenos que el propietario de la misma, Javier Cremades, adquirió a su familia, mientras que Angel Luis era el Director Técnico y enólogo de la misma. El tercer socio es D. Luis Alvarez Martín.

Por lo tanto, nos encontramos con un nuevo proyecto de expertos profesionales en el mundo vitivinícola de la Ribera del Duero.

La filosofía de la nueva Bodega, fundada en 2.008, es la producción de vinos de guarda de alta calidad, elegantes, suaves y fáciles de beber.

Fuente: www.bodegaselinicio.com

La bodega se encuentra a la sombra del hermoso y famoso Castillo de Pañafiel, en la ladera opuesta a la conocida Bodegas Protos, y los socios la construyeron sobre una antigua venta de vinos a granel.



























Una vez introducida la bodega y su filosofía, Alfonso realizó un primer resumen de los productos de la Bodega, que no se limita a la D.O. ribera del Duero, sino que elabora vinos en otras D.O. como Jumilla, Rías Baixas y Rueda. La alineación actual de vinos de la Bodega la conforman:

- Rivendel Roble y Crianza: ambos 100% Tempranillo.

- Admiración Selección Especial: vino de autor 100% Tempranillo, que según Alfonso solo se produce en los años de uva de calidad excepcional.

- Pluma Blanca: Verdejo 100% de la D.O. Rueda.

- Casper: Monastrell 100% en la D.O. Jumilla.

- Elas: Albariño criado sobre lías en la D.O. Rías Baixas.

- Vis a Vis: Frizzante 100% Verdejo

La cata se realizó sobre 4 de los vinos de la bodega: el Pluma Blanca, los dos Rivendel y el 'buque insignia' Admiración. Seguramente realizaré artículos sobre los dos que más me gustaron, que fueron el Rivendel Crianza y el Admiración, aunque eso no significa que tanto el Pluma Blanca como el Rivendel Barrica no resultaran vinos de calidad, dignos representantes de la filosofía de la bodega.


Alfonso, con su facilidad de palabra y simpatía, intercaló anécdotas y datos de la bodega con una explicación de los medios de producción con los que cuentan, sus prácticas enológicas, así como detalles sobre la elaboración de cada uno de los vinos y las características fundamentales de cada uno de ellos.

Resultó interesante conocer, por ejemplo, el por qué del nombre Rivendel, que Alfonso tomó de la tierra de los Elfos de la conocida saga del Señor de los Anillos, la participación de Angel Luis en la 'invención' de los vino Barrica, las limitaciones para realizar cualquier modificación en la bodega, a la que tuvieron incluso que pintar de uno de los solamente dos colores que les permitía el Ayuntamiento, la intención de la bodega de ampliar su parque de barricas con maderas procedentes de Europa del Este, etc.

A destacar la propuesta de Alfonso de ser interrumpido y de admitir observaciones en su exposición, favoreciendo la participación y aportación de los comensales, lo que dio como resultado una actividad muy entretenida y enriquecedora.

Personalmente, tuve la oportunidad de hablar con Alfonso durante un rato, demostrando ser una persona abierta y con un conocimiento profundo de las interioridades de la industria del vino. Una charla muy amena e instructiva que le agradezco personalmente a través de estas líneas.

Por estas razones, recomiendo ampliamente la asistencia a actividades promocionales de esta joven bodega y la prueba de sus productos, de buena calidad a precios competitivos.